Proyecto Psicosocial

Presentación

El Departamento Psicosocial del IChTF se ha especializado en el trabajo con personas, familias y programas sociales que tienen en el centro de su atención a personas en situación de exclusión social y de vulnerabilidad.

Nos hemos aproximado a este trabajo a través de un Modelo Contextual Relacional, consistente en considerar los vínculos afectivos y los contextos que los influyen, como eje articulador central de ser sujeto. Los contextos en que esto se despliega inciden en cualquier organización familiar o en su defecto en algún otro sistema afectivo. Es allí el lugar en que las relaciones otorgan pertenencia e identidad.

Contar con un modelo que se haga cargo de un modo de comprender los contextos significativos presentes, cuando las relaciones puestas en juego se caracterizan por situaciones de dificultad, permite hacer visibles recursos y otro tipo de aprecio hacia las personas que sufren a través de hechos que las vulneran o excluyen socialmente.

Hacer coherente y sostenible una mirada que tienda a favorecer modos de inclusión a partir del respeto al otro es clave para quienes tienen el rol de orientar intervenciones que pretenden abrir posibilidades de solución y de inclusión social.

La comprensión relacional, la mirada puesta en los recursos, y una intervención que considere las organizaciones afectivas y de pertenencia de los usuarios, son posiciones fáciles de compartir ideológicamente, pero difíciles de transformar en prácticas sostenidas en el tiempo.

Muchas veces las instituciones encargadas de velar por una comprensión y acción como la descrita lo pasa por alto en sus procedimientos habituales debido a una serie de circunstancias adversas, entre las que podemos señalar, a manera de ejemplo, las siguientes: En el contexto de los programas sociales, las atenciones se efectúan a niños, niñas, adolescentes, mujeres, hombres y no a familias; al terminar la atención por la que cualquiera de ellos fue atendida, vuelve a su grupo de pertenencia habitual, en muchos casos, su familia; cuando no existe o está severamente desintegrada, recurre a un sistema de pertenencia alternativo; no todos los programas sociales trabajan con las familias mientras atienden a un miembro de ella; a veces hay familias que se han sentido estigmatizadas o fragmentadas y son reacias a asistir cuando el programa social las llama o van sin convicción; los programas de salud no tienen códigos de atención familiar, situación que dificulta dicha prestación en términos económicos y legales.

Se desprende de lo anterior que una familia puede tener a varios de sus integrantes en diferentes programas de atención por lo que construir una necesaria articulación con diversos programas sociales, una articulación con lo que llamamos “sistemas amplios”, es una necesidad. Se trata por tanto de promover una mirada articuladora de la red en nuestro proceder.

Desde la experiencia de la atención concreta de familias en red, las supervisiones de equipos y los diálogos construidos en diversas instancias de capacitación, hemos podido profundizar en la comprensión de las dinámicas y tensiones de las relaciones entre familias e instituciones, así como también en el modo en el que las políticas públicas diseñadas para la superación de la pobreza se tensionan con la práctica en contextos en los que los equipos de primera línea desarrollan su trabajo.

Nuestra trayectoria nos permite contar con un modo de comprensión sistematizado que aborda las situaciones complejas para un modo de hacer y un modelo transmisible de herramientas técnicas para trabajar concretamente la dimensión relacional en la intervención.

La evaluación que nos ha sido señalada al compartir esta metodología durante los últimos 15 años de trabajo con organizaciones de la sociedad civil y del Estado ha sido la de ser un aporte en diversos dominios: apertura a otra mirada de las organizaciones familiares, respeto por el otro, una escucha que favorece las preguntas y las construcciones compartidas de las demandas, atención al cuidado personal y de los equipos de trabajo, relevancia de una mirada que focaliza, y que atiende los recursos que aparecen.

Práctica clínica y técnicas que permitan su puesta en acción junto a teorías que reflexionan sobre otro modo de comprender la realidad social es nuestra oferta a los programas e instituciones que se interesen en incorporar y debatir el modelo que proponemos.

Donaciones

Leer más…

Convenios con Programas Sociales

Leer más…

Diplomado Psicosocial

Leer más…

Supervisiones a Equipos de Trabajo

Leer más…

Capacitación a instituciones o equipos en modelo contextual relacional

Leer más…

Capacitaciones y Supervisiones realizadas

Leer más…

Sello Bicentenario

El año 2006 recibimos el Sello Bicentenario otorgado por el Gobierno de Chile al “Modelo de Intervención Psicosocial” aplicado a la asistencia terapéutica de familias en situación de pobreza.La perspectiva del modelo consiste en considerar a las familias de los sectores excluidos y vulnerados de la sociedad, no como un problema que desde su estructura favorece factores de riesgo psicosocial, sino más bien como un recurso que, por falta de oportunidades, no han podido desplegar sus potencialidades. En virtud de lo anterior, se propone cambiar el foco del daño al desafío. Comprender la pobreza desde la vulnerabilidad y exclusión social y no el daño y vulnerabilidad psicosocial desde la pobreza.

Documentación

El siguiente es un listado de artículos en los cuales se pueden encontrar instancias de reflexión sobre el tema de pobreza, exclusión y vulnerabilidad en conexión con el trabajo que desarrollamos:

Bernales S. (2004) “La vejez, la pobreza, la intervención clínica: tres años de trabajo en el Hogar de Cristo”, Revista De Familias y Terapias, año 12 Nº 19.

Ahumada M.J. (2005) “Ampliando contextos: aplicación del enfoque sistémico en intervenciones comunitarias con familias pobres”, Revista De Familias y Terapias, año 13 Nº 20.

Cáceres P; Fernández P. (2005) “Delitos/abusos sexuales. Elementos jurídicos mínimos necesarios para su comprensión”, Revista De Familias y Terapias, año 13 Nº 20.

Contreras O. (2005) “Convivencia escolar. ¿Revolución en la educación?”, Revista De Familias y Terapias, año 13 Nº 21.

Vío D. (2005) “Alumnas y madres embarazadas. La vivencia de la maternidad en el Liceo”, Revista De Familias y Terapias, año 13 Nº 21.

Eltit S; Toledo T; Lucero C; Troncoso E. (2006) “Construcción de significados de mujeres en una relación de violencia.”, Revista De Familias y Terapias, año 14 Nº 22.

Letelier A. (2006) “Maltrato en la Vejez”, Revista De Familias y Terapias, año 14 Nº 23.

Díaz I. (2006) “El uso de equipos de reflexión en el entrenamiento de psicólogos en el contexto del VIH/SIDA”, Revista De Familias y Terapias, año 14 Nº 23.

Raucrich C; Valls G; Bernales S. (2007) “La intervención en el contexto de la pobreza.”, Revista De Familias y Terapias, año 15 Nº 24.

Ramos R. (2007) “El caso que nunca existió. Análisis narrativo de una derivación frustrada”, Revista  De Familias y Terapias, año 15 Nº 24.

Kornberg M; Margni A; Hirsch H (2007) “Terapia multisistémica para jóvenes con comportamientos antisociales”, Revista De Familias y Terapias, año 15 Nº 24.

Boetsch T; Grez C. (2008) “La voz de la familia: una manera de aproximarnos al vínculo entre familias y sistemas amplios”, Revistas De Familias y Terapias, año 16 Nº 25.

Bernales S. (2008) “Hacia un ideario de nuestro quehacer”, Revista De Familias y Terapias, año 16 Nº 26.