PS. PAMELA SOTO

EX-ALUMNA POST TITULO SANTIAGO
MIEMBRO HASTA DICIEMBRE 2017

Carta de despedida

Hace algún tiempo atrás, más de 15 años la verdad, decidí formarme en el Instituto Chileno de Terapia Familiar porque me pareció uno de los mejores lugares para aprender el oficio de la Psicoterapia Familiar y de Parejas y porque siempre me llamó la atención que esta comunidad de terapeutas familiares y de parejas, resistieran la tendencia al aislamiento de la sociedad en que vivimos y fuera capaz de organizar a un grupo humano con intereses comunes, pero también diverso, en torno al desarrollo de conocimiento y la práctica clínica.

Más adelante fui invitada por Claudia Cáceres a formar parte de la Unidad de Divorcio y Familias Ensambladas, espacio en el que de la mano de las compañeras que conformaban la unidad, no solo pude ingresar al mundo de las diversidades familiares, sino que aprendí de un trabajo en equipo riguroso y comprometido con las familias, particularmente con los niños y niñas. Los años que pasé en la unidad fueron los más largos y agradezco a Claudia y a las compañeras todo lo que recibí en ese espacio.

Una pausa obligada interrumpió mi participación en la unidad y la formación que recién había comenzado como supervisora, nuevamente de la mano de un equipo estimulante, lleno de experiencias y conocimiento que transmitir. En el tiempo que me mantuve lejos no pude pensar de qué manera me reincorporaría al Instituto, sin embargo, sabía que debía volver. Mi principal labor siempre estuvo relacionada con el trabajo con niños y niñas de sectores excluidos socialmente, en sectores desprovistos de derechos sociales y muy frecuentemente sobreintervenidos por programas que, muchas veces, solo profundizaban el estigma y la exclusión. Desde lejos había mirado con interés el trabajo de Sergio Bernales y muchos más, en ese empeño tan renovador de sacar adelante lo que hoy es el Departamento Psicosocial. Me acerqué a Constanza Raurich y fui recibida en la Unidad Psicosocial donde, nuevamente, tuve aprendizajes profundos y significativos. En ese equipo de gran compromiso social e intensamente analítico, me sentí muy acogida y no solo pude acercarme a concepciones completamente nuevas respecto del quehacer clínico, sino que aprendí que la psicoterapia tiene infinitas posibilidades incluso ahí donde los recursos son menos.

El Instituto fue mi casa como terapeuta, ahí compartí, reí, discutí, hasta lloré. En los momentos difíciles de la vida ustedes estuvieron ahí para mí, me apoyaron de múltiples maneras y recibí el cariño de una comunidad. Quisiera nombrar a cada persona que marcó mi paso por aquí, cada abrazo apretado, cada sonrisa, cada larga conversación, pero ya he dicho demasiado y esto se alargaría aún más.

Esta carta es una despedida que quiero creer, no será permanente. Debo dejar mi membresía, por ahora, por situaciones que nada tienen que ver con la historia que les cuento: por no poder asistir en un horario determinado y no poder organizar la vida material para ello. El Instituto Chileno de Terapia Familiar siempre será parte de mí y espero que mantengamos el contacto con todos y todas quienes forman parte de este lugar tan, pero tan, especial.

Un abrazo enorme y todo mi cariño

DRA. VANESSA CANTILLANO

POST TÍTULO SANTIAGO 2010-2012

“La formación en el Instituto Chileno de Terapia Familiar me ha ayudado a enfrentar de mejor manera los desafíos de mi trabajo como psiquiatra no solo en el trabajo con familias, sino también en la comprensión de las historias de mis pacientes en atención individual. Agradezco la calidad y dedicación de los docentes que realizaron las actividades teóricas y prácticas y haber tenido la experiencia de supervisión y trabajo de la persona del terapeuta.”

vanecantillano@gmail.com

PS. PAULA CONTRERAS

POST TÍTULO ANTOFAGASTA 2007-2009
CURSO DE ESPECIALIZACION EN SUPERVISION SANTIAGO 2011

“Como si fuera mi familia: 

Conocí al Instituto hace más de 20 años. Cuando en mis primeros pasos como psicóloga clínica, sentía la urgencia de hacer bien las cosas como terapeuta, ante el miedo a equivocarme y hacer daño a otros. En un contexto donde el aislamiento de nuestra geografía, incrementaba esta  sensación de trabajo en solitario y a puertas cerradas. Pasaron  más de 10 años y vuelvo al Instituto para seguir aprendiendo… y entendí que esos temores son imprescindibles, y que ojalá nunca me abandonen. Siguen pasando los años y el Instituto sigue siendo mi cable a tierra, la recuperación de mi norte, y un lugar para entender q en realidad no estamos solos…como si fuera mi familia”.

pcontreras@ucn.cl

PS. SOFIA DE LA PUERTA

POST TÍTULO SANTIAGO 2015-2017

“Haber hecho la formación de postítulo del Instituto ha sido un gran paso en mi carrera y en mi formación como terapeuta de familias y parejas. Es un programa muy completo, que considera profundidad teórica, desarrollo práctico y un abordaje desde lo personal, que son aspectos fundamentales en la trayectoria de un psicólogo. Consta de un excelente equipo profesional y docente, y una gran cantidad de instancias de aprendizaje complementarias a la formación, como jornadas clínicas, seminarios y la posibilidad de realizar una pasantía internacional en el Instituto Ackerman. Recomiendo esta formación y la volvería a elegir a ojos cerrados”.

sdelapuerta@gmail.com

DR. SERGIO BARROIHLET

POST TÍTULO SANTIAGO 2010-2012

“La formación teórica y clínica del Instituto es de un excelente nivel. Visualizar la importancia de lo relacional-contextual y de lo transgeneracional ha enriquecido mucho mi comprensión diagnóstica, y las estrategias terapéuticas que aprendí han sido extremadamente útiles en mi trabajo clínico con individuos, parejas, familias, y con distintos grupos humanos . Creo que haber pasado por el Instituto ha sido un antes y un después en mi vida profesional.”

PS. ALEXANDRA SCLABOS B.

POST TÍTULO SANTIAGO 2012-2014

El hacer la formación en el instituto chileno de terapia familiar me permitió empezar con la clínica de una manera guiada, actualizada y entusiasta. Fueron dos años de clases con excelentes profesores, junto a un trabajo clínico completo y desafiante; lo que además de permitirme un tremendo desarrollo profesional y personal, me dejaron en contacto con una amplia red de profesionales sistémicos del mejor nivel. La verdad es que fue una experiencia que me encantaría volver a vivir.

alesclabos@gmail.com

PS. VALENTINA CANALS

POST TÍTULO SANTIAGO 2012-2014

El instituto es un lugar de formación íntegra, con acento en diversas aristas importantes que nos permiten comprender el motor de las personas al relacionarse tanto en sus contextos familiares como en los vínculos de intimidad. Acá  no sólo se aprende de los demás también nos comprendemos a nosotros mismos y miramos nuestras relaciones profundas, lo que permite instalarnos de manera consciente y madura en el  rol de terapeuta. Los profesores son de excelente calidad y profunda humanidad hacen un acompañamiento guiado, respetuoso y responsable que permite apropiarse con mayor seguridad y conocimiento  de nuestro rol de terapeutas familiares y de parejas generando reflexión y conexión emocional entre terapeutas y familias, pudiendo comprender el mundo del paciente y sus familias con mas amplitud y por tanto mejores soluciones a los problemas que aquejan a quienes piden nuestra ayuda. El instituto ha hecho de mi mejor hija, esposa, madre y sobretodo mejor terapeuta.

Solo agradecer por todo lo recibido

valecanals@hotmail.com

DR. GONZALO ACUÑA

POST TÍTULO SANTIAGO 2009-2010

“Aprendí muchísimo en el instituto, tanto en clases, como en supervisión y atendiendo en el espejo. El taller de la persona del terapeuta abrió varios temas, que con los años pude trabajar en mi propia terapia. Como terapeuta, siento que llevo muy incorporada la visión sistémica. Incluso si atiendo un paciente individual, es como si su pareja, su hermano, su padre o sus hijos también estuvieran ahí en la sesión. En definitiva, el postítulo la formación en el IChTF me permitió fortalecer la mirada y el actuar terapéutico, integrando lo contextual con lo intrapsíquico. Recuerdo con mucho cariño y admiración a Claudia Cáceres, Cecilia Grez, Sylvia Campos y Eduardo Nicholls. Con todos ellos nos hemos seguido viendo, por temas de supervisiones y pacientes en común. En la actualidad, dirijo Nevería, un centro de rehabilitación de adicciones, donde aplico mucho de lo aprendido en el postítulo. También colaboro con ILAS y el Magíster de Trauma de la UAH

gacuna@neveria.cl

PS. CAROLINA AHUMADA S

PRACTICA DE PREGRADO
DIPLOMADO PSICOSOCIAL
POST TÍTULO COYHAIQUE 2015-2017

Ser psicóloga y la formación con el sello del IChTF son parte de mi historia desde pre grado.

Las Profesoras en la Universidad ya me encantaban con la mirada relacional y para seguir aprendiendo “haciendo”, realicé la práctica de Pregrado en el IChTF.

Después vino el Diplomado Psicosocial para posteriormente cumplir “mi sueño profesional”, ser Terapeuta Familiar.

Este se concretó de una manera que jamás soñé… El IChTF realizó el Postítulo en Coyhaique.

Hoy día formo parte del Centro Vinculos, compuesto por 6 psicólogas Terapeutas Familiares, ofreciendo un espacio centrado en los recursos para personas, parejas y familias de la Región de Aysén.

vinculos.salud@gmail.com